PELUQUERIA LOURDES ZAMORANO
Todos nuestros servicios a tu alcance

Información sobre los piojos

 

OJO AL PIOJO !

             
Imagen de piojos           Imagen de liendres 
                                        (huevo del piojo)

 

  • Por mucho que se empeñe, es casi imposible que su hijo no se contagie cuando los piojos ya han hecho acto de presencia en su aula. La mejor defensa es un buen ataque : FIORAVANTI.

 

  • Esta comprobado que es imposible evitar por completo el contagio de los piojos. La buena noticia es que existen pautas que reducen al máximo las posibilidades del contagio. Los piojos son insectos succionadores hematófagos ( que chupan la sangre ) y ovíparos ( ponen huevos o liendres ) ; la especie pedículus humanus parasita exclusivamente en el hombre y su variedad capiti sólo afecta la cabeza.

 

  • Estos parásitos son difíciles de detectar a simple vista ya que desarrollan una gran movilidad que dificulta su localización.

 

  • LOS PIOJOS adultos son negros y alargados, su medida oscila de 2 a 3 mm aproximadamente .

    Se contagian por contacto directo de los cabellos y sólo el diagnóstico precoz de los padres conseguirá interrumpir su ciclo vital para evitar la infección masiva.

  • LAS LIENDRES son de color blanquecino y destacan fácilmente cuando se encuentran adheridas a la base de los cabellos a 1cm de la raíz.

 

  • Sus síntomas son el picor y las ronchas. Ambos pueden tardar 1 semana en aparecer por que, al principio, no suele haber una reacción alérgica a la saliva que inyectan en el cuero cabelludo. Por eso es importante inspeccionar casi diariamente la cabeza de los niños.
     

    -Recomendaciones:

    • Evitar el contacto de las cabezas. Los momentos de más riesgo son por ejemplo cuando los niños juntan las cabezas para hacer un puzzle, cambiar cromos, seguir el juego de una game-boy etc... Hay que explicarles la importancia de no juntar las cabezas y decirles que es preferible realizar algunas de estas actividades solos en casa.
    • Cada niño debe tener a la hora del baño su propia toalla. Igualmente debe tener su propio peine o cepillo tanto en casa como en el colegio. Es aconsejable también que en clase los jerseys y las cazadoras de cada niño se guarden dentro de una mochila, y no se cuelguen de los ganchos que tienen los armarios de colegios y que suelen estar muy juntos.
    • Evitar los pelos sueltos. Obviamente el pelo rapado es la mejor defensa, pero sin llegar a este extremo, cuanto más corto es el pelo menores posibilidades hay de que se produzcan contactos salvo que las cabezas estén juntas. Por esta razón las infestaciones son más comunes en las niñas y en el caso de las que tengan el pelo largo conviene recogerlo en una coleta con diadema o en dos trenzas muy apretadas para evitar que la melena suelta llegue a rozar con el pelo de los otros niños. Cuando éstos juegan en grupos, el uso de pañuelos y gorros puede servir como defensa pero hay que inspeccionarlos después de su uso y no se deben intercambiar.
    • En Estados Unidos se ha puesto de moda el wet combing. Los niños aprenden a partir de los siete años a peinarse con una lendrera después de la ducha y con el pelo mojado.

     

     

    • LA INSPECCIÓN.

     

    • Observa a tu hijo y su entorno. Si el niño empieza a rascarse con frecuencia, o si le ves con el pelo muy revuelto, o simplemente te dice que le pica la cabeza, hay que examinarle ese mismo día. Cepíllale el pelo tres veces al día (esto crea inquietud y puede lesionar a los parásitos, un piojo herido no pone huevos ni sobrevive mucho tiempo).Para el cepillado es recomendable un cepillo plano tipo “Paddle”. Examínale el pelo y el cuero cabelludo al peinarle, al hacerle la raya, al secarle el pelo etc. Examina los cuellos de las camisas y las fundas de las almohadas. Si éstas son de color claro y aparecen más oscuras de lo normal puede ser a causa de las heces de los piojos. Los cepillos y los peines se deben inspeccionar y lavar a menudo.

     

       

    • Manera de revisar la cabeza una vez hay claras sospechas :

     

    · Sentarlo, poner una toalla o capa blanca sobre los hombros.

    · Humedecer el cuero cabelludo con FIORAVANTI y peinar raya por raya con un peine de

    púas finas o lendrera (los piojos caerán como por arte de mágia ).

       

     

    Para las revisiones hay dos reglas de oro. Buena iluminación y examinar toda la cabeza.

     

      Repetir este proceso durante al menos dos semanas.

      Para eliminar las liendres tendremos que tener más paciencia. Es el momento en el que utilizaremos una “ colonia “ o “ lócion antiparasitária“ que por su agresividad si que tiene más probabilidades de matar el huevo.

     

    • Existen algunas colonias y aerosoles farmacéuticos para prevenir piojos que se aplican directamente al pelo pero su uso diario está desatando cierta polémica por las toxinas que contienen estos productos. Desgraciadamente hay madres que dicen que sólo consiguen prevenir una infestación aplicando semanalmente un champú que elimina piojos. Deben saber que están sometiendo a sus hijos a productos que a la larga pueden tener efectos secundarios. El uso continuado de estos productos está desaconsejado por los propios fabricantes y puede ocasionar también eczemas. Además no se debe utilizar productos pediculicidas con fines preventivos porque pueden resultar ineficaces a largo plazo por la aparición de resistencias.
    • Si nos llega una carta del colegio avisándonos de una plaga no tenemos que caer presas del pánico ni tampoco hay que tratar indiscriminadamente a nuestros hijos con un pediculicida. Simplemente hay que revisar más a menudo las cabezas de nuestros hijos y estar pendientes de los signos que nos podrían indicar la presencia de piojos.

     

    Hay que tener en cuenta que si el niño no está del todo desparasitado, estaremos perdiendo el tiempo.

     

    • Hacer menos atractivo el pelo para los piojos. Después de lavarle la cabeza al niño aplicar un suavizante. Al peinar al niño diariamente humedecerle generosamente la cabeza con FIORAVANTI.

     

    También hay que fijarse en el entorno del niño ya que los piojos pueden permanecer vivos 24 horas fuera del cuero cabelludo. Por eso es conveniente proceder a lavar la ropa de tu hijo y sus sábanas en la lavadora usando un programa de agua muy caliente. Preferiblemente se seca en una secadora también con una temperatura alta. Se recomienda también pasar la aspiradora por los sofás y los cabeceros, y por el suelo de la zona donde se hayan revisado las cabezas afectadas. En todo caso hay que cambiar la funda de la almohada del niño cada día mientras dure la infestación. Dado que las liendres eclosionan a los siete días, los peluches y los cascos, si no pueden lavarse con agua muy caliente, se deben poner en bolsas de plástico bien cerradas durante diez días. (Al carecer de alimentación las ninfas mueren.) Si decides usar un aerosol en vez de utilizar la aspiradora los mas indicados serían los de 'pulgas, garrapatas y chinches'. Busca uno suave (sensitive) y si hace falta se pasa por respaldos de los asientos del coche. También se puede dejar el coche al sol con las ventanas cerradas. Hay que dejar los cepillos, peines y pasadores etc. en una solución de agua y vinagre unas cuantas horas.

     

    Hoy en día sí se puede llevar al niño al colegio mientras dure la infestación (según campaña informativa de la Comunidad de Madrid). Obviamente el pelo largo debe ir recogido y Y tanto el pelo largo como corto humedecidos con FIORAVANTI. Se recomienda informar al colegio para que los profesores puedan avisar a los padres de los niños con los cuales tu hijo ha tenido más contacto. Normalmente esto se hará sin dar nombres y apellidos. También hay que avisar a los padres de los amigos fuera del colegio con quienes ha estado jugando recientemente. No hay que tener vergüenza. Es incluso muy útil sacar el tema con otras madres ya que te sorprenderá y te reconfortará la cantidad de madres que han luchado contra los piojos y que te pueden aconsejar sobre los productos que han funcionado y los que no. Las infestaciones no son a causa de una falta de higiene ya que, como se ha dicho al principio, estar aseado no previene una transmisión de piojos de la cabeza.

     

    Si lo que encuentras de repente a los diez días son piojos adultos de tres milímetros después de estar revisando diariamente el pelo de tu hijo es probable que se trate de una re-infestación. Hay que hablar directamente con los amigos de tus hijos y sus madres - ¿tienen piojos?. Quizás haya alguna madre que por vergüenza te lo está ocultando, pero los niños en estos casos suelen decir la verdad. O quizás simplemente se trate de una madre que ha confiado demasiado en un pediculicida (o que no ha realizado el tratamiento correctamente) y que no se ha dado cuenta de que su hijo sigue con piojos. En todo caso habría que pasarle algún consejo a la madre (sugerir que afrontaseis el problema juntas) y tal vez sugerir que su hijo/a se ponga un gorro o una coleta al salir a jugar.

     

    Sólo se debe reconsiderar la vuelta a la desparasitación si se encuentra un piojo vivo. Si encuentras liendres a más de medio centímetro lo más probable es que estén vacías. No hay que volver a tratar a un niño con un producto anti parásitos simplemente porque se rasque la cabeza. Un niño puede tener una sensibilidad simplemente por la aplicación previa de un preparado o por un picor psicológico. El picor producido por la saliva que inyectan los piojos puede tardar varios días en desaparecer.

     

    A tus hijos hay que explicarles que los casos de piojos entre los niños son normales pero sin dar demasiada importancia al tema. Tienen que aprender a no juntar las cabezas, a no compartir peines y gorros, y a colaborar durante los diez minutos que suelen durar las revisiones.

     

    Por último quisiéramos recordar que nos tenemos que ayudar las unas a las otras, dedicando todo el tiempo que sea necesario en los tratamientos antiparasitarios y compartiendo información. No tenemos que caer presas del pánico ni de la vergüenza. La pediculosis es simplemente un problema más al que nos tenemos que enfrentar y lo tenemos que hacer de una manera concienzuda. Son nuestros hijos y se lo merecen.

     

    • Los pediculicidas tradicionales de venta en farmacias incluyen permetrina, malatión y fenotrina. Dado la aparición de focos de resistencia en España y en otros muchos países del mundo (y que los piojos se están haciendo muy fuertes) estos insecticidas químicos son cada vez menos recomendables debido al alto índice de fracasos. Los piojos también han desarrollado mecanismos de resistencia al lindano y este producto está en desuso debido también a su alta toxicidad.

     

    •Los pediculicidas nuevos ya no contienen insecticidas químicos y en las farmacias ahora encontraremos la dimeticona, que contiene una silicona especial, y tratamientos con esencias naturales (Paranix).  También encontraremos piretrinas naturales. Estos productos tienen más probabilidades de funcionar pero hay que seguir bien las instrucciones, sobre todo respecto al segundo tratamiento a los 8 o 10 días dado que pocos productos matan las liendres (los huevos), con lo cual una vez que haya salido la ninfa (el bebe) de la liendre hay que volver a tratar la cabeza. No hay que escatimar y conviene tener en cuenta también que un piojo puede tardar 24 horas en morir.

     


    Parte de la información cedida por web madrescontrapiojos.


peluquerialourdeszamorano@hotmail.es telf 961591760